• <p>Amigos y amigas, durante la última semana muchos nos habéis comentado que habéis leído un artículo y comentarios sobre el mismo que hace referencia al running, por lo que nos hacemos eco  y  desde nuestro blog os vamos a dejar varios puntos de vista del estudio publicado recientemente por la …</p>
  • 18 de febrero, 2015
  • ¿Salimos a correr más de lo que deberíamos?

Amigos y amigas, durante la última semana muchos nos habéis comentado que habéis leído un artículo y comentarios sobre el mismo que hace referencia al running, por lo que nos hacemos eco  y  desde nuestro blog os vamos a dejar varios puntos de vista del estudio publicado recientemente por la Journal of the American College of Cardiology, en el que se afirma que practicar running de forma vigorosa tiene una tasa de mortalidad sin diferencias significativas respecto a la población sedentaria.

 

Métodos: El estudio denominado ”Dose of Jogging and Long-Term Mortality”, realizado desde 2001 en la ciudad de Copenhagen, por el Hospital Frederiksberg, analiza a  5048 daneses, en concreto, 1098 corredores y 3950 sedentarios. El objetivo de este estudio fue investigar la relación entre correr y ser sedentario y las causas de mortalidad derivadas de los estilos de vida anteriores, centrándose específicamente en los efectos de intensidad, volumen y frecuencia en los entrenamientos de jogging.

 

Resultados: el estudio revela que el grupo de corredores que realizaban muchas horas de carrera a la semana (+4h), tenían el mismo índice de mortalidad que los sedentarios, mientras que el grupo de corredores que lo hacía de forma moderada (de 2 a 4h semana), tenía menor riesgo de muerte.

 

Conclusiones: Durante el estudio, la mortalidad más baja la tuvo el grupo de corredores que entrenaba entre 1 y 2,4 horas a la semana, siendo la frecuencia más favorable 2 o 3 veces por semana, a un ritmo moderado (8 km/h), mientras que la mortalidad más alta se encontró en los que corrían más horas a la semana a un ritmo más alto (13km/h), y también en los sujetos sedentarios.

 

Discusión: Analizando el estudio anterior, debemos matizar que no podemos quedarnos sólo con las afirmaciones rotundas del mismo, dado que podemos encontrar infinidad de estudios que afirman los innumerables beneficios fisiológicos de la actividad física regular sobre nuestro cuerpo, y no porque este desmienta los beneficios, sino porque bajo nuestra humilde opinión, los márgenes de mejora aplicando volumen e intensidad recomendada en el mismo serían muy limitados.

¿Será que las exigencias de la sociedad actual, en cuanto a eventos deportivos se refieren, demandan una condición física muy exigente a sus participantes?, ¿estamos sometiendo a nuestro cuerpo a demasiada carga de trabajo (volumen-intensidad-frecuencia-descanso)?, ¿respetamos el descanso y la recuperación adecuada?, ¿preparamos a nuestro cuerpo de forma global para la carrera o sólo entrenamos la carrera en sí?

Lo más importante, adecuar, planificar y valorar de forma individual los entrenamientos, establecer los objetivos en base a la edad, nivel y posibilidades del sujeto, realizando una buena progresión sin perder de vista nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>